Cloud Computing: El negocio está en la nube

Cloud Computing

El concepto Cloud o “Cloud Computing” lleva ya un tiempo abriéndose camino en la vida diaria de empresas y de la sociedad en general, pero todavía hay confusión en torno al concepto y las mejoras reales que es capaz de proporcionar a diferentes perfiles de usuarios.

Esta actitud se debe probablemente a la ambigüedad con la que se trata el término a la hora de referirse a servicios que son bastante distintos entre sí. 

“Cloud computing” es el nombre que se le dio al procesamiento y almacenamiento masivo de datos en servidores que alojen la información del usuario. 

La realidad es que el Cloud computing está cambiando las reglas del juego de las organizaciones. Mientras que las grandes compañías ya se benefician de las posibilidades que ofrece la nube, las medianas empresas deben establecer medidas conjuntas para poder competir en este nuevo entorno.

La gran ventaja es el acceso instantáneo y en todo momento a tus datos estés donde estés y a través tanto de dispositivos móviles (teléfonos inteligentes, tablets, etc.), como de ordenadores de escritorio.

 

Cloud-computing-beshLas previsiones

Según un reciente informe de la Comisión Europea, el gasto en la nube crecerá un 20% cada año hasta 2020.

Para capitalizar este crecimiento, las empresas tecnológicas se enfrentan a dos preguntas fundamentales:

  • ¿Cómo crear valor añadido para los clientes con servicios en la nube?
  • ¿Cómo puedo distinguirme de los gigantes del sector?

Aquellas que sean capaces de responderlas adecuadamente verán crecer sus beneficios por encima de la media del sector. Actualmente, el «Cloud Computing» registra crecimientos anuales superiores al 30% y es una de las máximas prioridades para los responsables técnicos de las empresas para encarar la transformación digital con éxito.

 

Para ello, tendrán que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Ofrecer soluciones de alta credibilidad en protección de datos acordes a los estándares europeos.
  • Disponer de un amplio portfolio que pueda ofrecer aplicaciones variadas a los clientes.
  • Realizar enlaces inteligentes entre aplicaciones públicas y privadas en la nube.

De media, el Cloud Computing reduce la inversión en tecnología alrededor de un 30%, y elimina gran parte de los costes asociados, como la adquisición de hardware y las licencias de software. Aun así, lo más importante del «Cloud» es el efecto multiplicador que tiene sobre la competitividad, al permitir a las empresas centrarse en su negocio y en sus clientes, y no en la tecnología que necesitan.

En definitiva, la gestión de servidores Cloud está permitiendo por vez primera que las empresas, de cualquier tamaño y sector, implanten sus proyectos web y de aplicativos de negocio (Big Data, CRM, ERP…) sin que la amortización de la infraestructura o su gestión técnica les suponga un quebradero de cabeza adicional.

 

Fuentes:

La Razón

El Imparcial

Deja un comentario

* campo obligatorio



* indicates required